Síndrome de ovario poliquístico

Guía de práctica clínica sobre el Diagnóstico y Tratamiento del Síndrome de Ovario Poliquístico, publicada por la Sociedad Americana de Endocrinología, en diciembre de 2013.

 

El objetivo de la presenta guía clínica fue formular directrices prácticas para el diagnóstico y tratamiento del síndrome de ovario poliquístico.

 

Recomendaciones Destacadas:

 

  • Se recomienda el uso de los criterios de Rotterdam para el diagnóstico del síndrome de ovario poliquístico (presencia de dos de los siguientes criterios: hiperandrogenismo, disfunción ovulatoria u ovarios poliquísticos).
  • En adolescentes se recomienda que el diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico se realice con base en los signos clínicos y/o bioquímicos de hiperandrogenismo, en presencia de oligomenorrea persistente. Síntomas anovulatorios y morfología de ovarios poliquísticos, no son suficientes para hacer un diagnóstico en estas pacientes, ya que estos signos pueden ser evidentes en las etapas normales de maduración.
  • En la mujer peri y posmenopáusica, aunque actualmente no existen criterios diagnósticos para el síndrome de ovario poliquístico, se recomienda que el diagnóstico presuntivo debe corresponder con historia de oligomenorrea e hiperandrogenismo durante los años reproductivos. La presencia de ovarios poliquísticos en la ecografía proporcionaría evidencia de apoyo adicional, aunque esta condición es menos probable en la mujer menopáusica.
  • Los anticonceptivos hormonales son el tratamiento de primera línea para las alteraciones del ciclo menstrual, el hirsutismo y el acné, en pacientes con síndrome de ovario poliquístico.
  • La metformina es beneficiosa para las disglicemias y para las irregularidades del ciclo menstrual, pero tiene poco o ningún beneficio en el tratamiento del hirsutismo, el acné y la infertilidad.
  • Los anticonceptivos hormonales y la metformina son las opciones de tratamiento en las adolescentes con síndrome de ovario poliquístico.