Manejo del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica

Guía de práctica clínica sobre el “Manejo del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica”, publicada por el Royal College of Obstetricians & Gynaecologists, en Febrero de 2016.

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es una complicación del tratamiento de fertilidad, el cual utiliza estimulación ovárica farmacológica para aumentar el número de ovocitos. En una minoría de pacientes en quienes se realiza el tratamiento, la respuesta ovárica excede lo deseado y resulta en una condición clínica que se ha asociado con morbilidad física y psicológica y muerte materna.Debido a esto, la detección y tratamiento oportunos de esta condición son necesarios, y es por esto que esta guía establece recomendaciones sobre los diferentes aspectos del SHO.

Recomendaciones Destacadas:

  • Los médicos deben permanecer alertas sobre la posibilidad de SHO en todas las mujeres que están recibiendo un tratamiento de fertilidad y las mujeres deben ser aconsejadas adecuadamente. (Grado de recomendación D).
  • Los médicos deben conocer los signos y síntomas del SHO, en la medida que el diagnóstico sea basado en los criterios médicos. (Grado de recomendación D).
  • La severidad del SHO debe ser evaluada de acuerdo a un esquema de clasificación estandarizado. (Grado de recomendación D).
  • Las clínicas de fertilidad deben proveer información escrita y verbal sobre el SHO a todas las mujeres que reciben un tratamiento para la infertilidad, incluyendo un número de contacto disponible 24h. (Grado de recomendación D).
  • El manejo extrahospitalario es apropiado para las mujeres con SHO leve o moderado, y casos severos selectos. (Grado de recomendación D).
  • En pacientes de manejo ambulatorio se deben evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos, debido a que pueden comprometer la función renal. (Grado de recomendación D).
  • Las mujeres con SHO severo que están siendo manejadas ambulatoriamente deben recibir tromboprofilaxis con heparina de bajo peso molecular. La duración del tratamiento debe ser individualizado, teniendo en cuenta los factores de riesgo y si ocurre la concepción o no. (Grado de recomendación D).
  • Las mujeres con SHO que están siendo manejadas de manera ambulatoria deben ser evaluadas urgentemente si desarrollan signos y síntomas de empeoramiento del SHO. En ausencia de estos, una evaluación cada 2-3 días parece apropiada. (Punto de buena práctica).
  • Se debe hospitalizar a las mujeres que (Grado de recomendación D):
    • Sean incapaces de lograr un adecuado control del dolor
    • Sean incapaces de mantener una adecuada ingesta de líquidos debo a las náuseas
    • Muestren signos de empeoramiento de SHO a pesar de la intervención ambulatoria
    • Sean incapaces de tener un seguimiento ambulatorio adecuado
    • Tengan SHO crítico
  • Las mujeres hospitalizadas deben ser evaluadas mínimo una vez al día. Una evaluación más frecuente es apropiada para mujeres con SHO crítico y aquellas con complicaciones. (Grado de recomendación D).
  • Los analgésicos y antieméticos pueden ser utilizados en mujeres con SHO, se deben evitar los AINEs y otros medicamentos contraindicados durante el embarazo (Grado de recomendación D).
  • La reposición de líquidos por vía oral, guiados por la sed, es el abordaje más fisiológico para corregir la deshidratación intravascular. (Grado de recomendación D).
  • En aquellas mujeres con hemoconcentración persistente a pesar de la reposición de volumen con coloides intravenosos puede ser necesario la monitorización invasiva y esto debe manejarse con anestesia. (Grado de recomendación D).
  • Las indicaciones de paracentesis incluyen (Grado de recomendación D):
    • Distensión y dolor abdominal severos secundario a ascitis
    • Dificultad para respirar, compromiso respiratorio secundario a ascitis y aumento de la presión intra-abdominal
    • Oliguria a pesar de la adecuada reposición de líquidos, secundaria al aumento de la presión abdominal causando reducción en la perfusión renal
  • La paracentesis debe ser guiada por ecografía y puede ser realizada vía abdominal o vaginal. (Grado de recomendación C).
  • Las mujeres con SHO crítico y aquellas admitidas con SHO deben recibir profilaxis con HBPM. (Grado de recomendación C).
  • El manejo quirúrgico está solamente indicado en pacientes con SHO si hay algún problema coincidente como torsión de los anexos, ruptura ovárica o embarazo ectópico y debe ser realizado por un cirujano con experiencia. (Grado de recomendación D).