Manejo de Leiomiomas Uterinos

Guía de práctica clínica actualizada sobre el “Manejo de Leiomiomas Uterinos”, publicada por The Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canadá (SOGC), en Febrero de 2015.

La mayoría de los fibromas son asintomáticos y no requieren intervención u otros estudios. En el caso de los fibromas sintomáticos, como aquellos que causan anormalidades menstruales, anemia por deficiencia de hierro, o síntomas de presión; la histerectomía es la solución definitiva. Sin embargo, esta no es la solución preferida para las mujeres que desean preservar su fertilidad y/o sus úteros. El tratamiento de elección debe ser dirigido a la mejoría de los síntomas y la calidad de vida de las pacientes. La siguiente guía provee a los médicos un enfoque fisiopatológico, clínico y terapéutico de esta patología, teniendo en cuenta la mejor evidencia disponible.

 

Recomendaciones Destacadas:
  • Los fibromas uterinos son comunes, aparecen en el 70% de las mujeres a la edad de 50 años; del 20-50% de ellos son sintomáticos y tienen un impacto social y económico considerable en Canadá. (II-3).
  • La presencia de fibromas uterinos puede llevar a varios retos clínicos. (III).
  • Las preocupaciones sobre las posibles complicaciones relacionadas con los fibromas en el embarazo no son una indicación para miomectomía, excepto en mujeres que han tenido un embarazo previo con complicaciones relacionadas con estos fibromas. (II-2).
  • Las mujeres con fibromas detectados durante el embarazo pueden requerir vigilancia materna y fetal adicional. (II-2).
  • El tratamiento médico efectivo para las mujeres con sangrado uterino anormal asociado con fibromas uterinos incluye: el sistema intrauterino de levonorgestrel (I), los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (I), los moduladores selectivos del receptor de progesterona (I), anticonceptivos orales (II-2), progestinas (II-2) y danazol (I).
  • La histerectomía es el tratamiento más efectivo para el tratamiento de fibromas uterinos sintomáticos. (III).
  • La miomectomía es la opción para las mujeres que desean preservar su útero o fertilidad, pero significa un riesgo potencial para una futura intervención. (II-2).
  • El tratamiento de las mujeres con leiomiomas uterinos debe ser individualizado basado en la sintomatología, tamaño y localización de los fibromas, la edad, el deseo y la necesidad de preservar la fertilidad o el útero, la disponibilidad de la terapia, y la experiencia del médico tratante. (III-B).
  • La miomectomía por histeroscopia debe ser considerada como la primera línea de tratamiento quirúrgico conservador para el manejo de los fibromas intracavitarios sintomáticos. (II-3A).
  • Cuando la morcelación es necesaria para remover el espécimen, el paciente debe ser informado de los posibles riesgos y complicaciones, incluyendo el hecho de que en casos raros los fibromas pueden contener malignidad inesperada y que el poder de la morcelación por laparoscopia puede diseminar el cáncer, pudiendo empeorar su pronóstico. (III-B).
  • El uso de vasopresina, bupivacaína y epinefrina, misoprostol, torniquete peri-cervical, o sellador hemostático biológico de trombina, puede reducir la pérdida de sangre en la miomectomía y debe ser considerado. (I-A).