Infecciones Bacterianas Específicas del Embarazo

Guía de práctica clínica sobre el “Manejo de INFECCIONES Bacterianas Específicas del Embarazo”, publicada por el Instituto de Ginecólogos y Obstetras, el Colegio de Médicos y el Programa Nacional de Ginecología y Obstetricia de Irlanda, en Febrero de 2015.

La sepsis en las maternas ha resurgido como una causa importante de muerte en los países desarrollados. Debido a esto, el propósito de esta guía es mejorar la prevención y manejo de las infecciones bacterianas específicas del embarazo para así prevenir primariamente la sepsis en las embarazadas.

Recomendaciones Destacadas:
  • El grupo de trabajo debe vigilar el riesgo de infección luego de la ruptura de membranas y/o durante el período periparto.
  • Se deben tomar cultivos microbiológicos apropiados antes de iniciar el esquema antibiótico recomendado.
  • Si hay sospecha de infección, los antibióticos apropiados deben ser administrados idealmente en la primera hora sin esperar los resultados de los cultivos microbiológicos
  • La dosis de algunos medicamentos, como la gentamicina, son basadas en el peso. Se recomienda que las mujeres sean pesadas en su primera visita antenatal. La dosis debe ser calculada sobre este peso y no el peso en el momento de la administración del antibiótico ya que la mayoría del peso ganado en el embarazo es principalmente agua.
  • Si una mujer ha desarrollado infección, los antibióticos terapéuticos y los no profilácticos son necesarios.
  • Aun en casos donde la fuente de la infección específica del embarazo parezca clara, se debe considerar la toma de hemocultivo si hay fiebre persistente ≥38 °C debido al riesgo de bacteremia asociada.
  • El desarrollo de anormalidades en la frecuencia cardiaca fetal en mujeres con riesgo de corioamnionitis infecciosa debe alertar al médico ya que sugiere que el feto ha sido infectado.
  • Si se sospecha diagnóstico de coriamnionitis el tratamiento con antibióticos debe ser iniciado urgentemente una vez se hayan tomado muestras microbiológicas.
  • En caso de sospecha de corioamnionitis, se recomienda el cultivo de las partes fetales y  maternas de la placenta/membranas. La evaluación histológica de la placenta y cordón umbilical también está recomendada.
  • Si la mujer presenta en el postparto signos y síntomas sugestivos de infección perineal, la evaluación vaginal debe acompañarse de cultivo. Con el consentimiento de la paciente, se debe realizar una evaluación vaginal y rectal para evaluar anormalidades como formación de fístula.
  • Cuando se sospecha clínicamente un absceso en un seno, la evaluación con ultrasonido debe ser considerada debido a la posibilidad de múltiples abscesos.
  • Si la mujer con una masa inflamatoria en el seno persiste con dicha masa a pesar del manejo antibiótico apropiado, debe considerarse la posibilidad de un tumor y debe ser remitida y estudiada.