Atrofia vulvovaginal

Declaración de recomendaciones sobre el manejo de la Atrofia Vulvovaginal Sintomática en mujeres posmenopáusicas, realizada por la Sociedad Norte Americana de Menopausia y publicada en Septiembre de 2013.

 

La Atrofia Vulvovaginal sintomática puede deteriorar significativamente la calidad de vida de las mujeres posmenopáusicas, y muchas veces es subdiagnosticada. En la mayoría de los casos, se puede manejar adecuadamente. Una serie de medicamentos de venta libre, aprobados por el gobierno, disponibles en Estados Unidos y Canadá, demuestran efectividad. Entre los tratamientos referidos se encuentran los lubricantes vaginales, cremas hidratantes, estrógenos de aplicación vaginal, terapia hormonal, y los moduladores selectivos de receptores estrogénicos.

Los ginecólogos pueden mejorar la salud sexual y la calidad de vida de las mujeres posmenopáusicas, educándolas sobre el diagnóstico y dando un manejo adecuado de la atrofia vulvovaginal. La terapia con estrógeno es el tratamiento más eficaz para los síntomas moderados a severos.